“ALMAS GEMELAS”

Almas Gemelas

¿Qué haces cuando tienes al amor de tu vida y llega tu alma gemela?, en serio ¿Qué haces?, ahora bien, qué haces cuando pides una pequeña señal y el señor te mando más de dos mil señales, que haces cuando te encuentras tan feliz con la vida y que con las cosas más sencillas que existen simplemente sonríes y como regalo te envían ese ser tan igual, tan similar, tan gracioso, tan frágil, tan inocente, tan simplemente bella, que puedes llegar a comprender tan bien sin ni siquiera conocerle a fondo o tener una relación de años, cuando esas cosas que pedías al universo por capricho resulta que son sus características, que haces cuando esas manitas te caben perfectas en las mías, cuando esos abrazos hacen casi por fuerza de gravedad que su cabeza caiga sobre mi hombro, o que nuestras frentes choquen mientras nos miramos a los ojos, que decir de esos pellizcos que nos recuerdan que no estamos soñando, llegar un punto de quiebre cuando te preguntas porque te llega algo tan bueno, algo tan brillante en la naturaleza del espacio, si tal vez en la vida no hemos sido una blanca palomita, no hemos sido realmente buenas personas, lo que sí puedo asegurar es que aprendí a soltar, aprendí a ver aún más de cerca todas las señales, aprendí a respirar tan profundo que podría irme una eternidad meditando, pero perderme una eternidad sería perderme de tus sonrisas, sería perderme de tus abrazos, sería no verte sonreír con lo malo que son mis chistes, no mirar tus ojos que me embriagan de tal forma que el mundo puede arder en las mismas llamas del infierno.

¿Qué haces?, creo que sé que hacer; es simplemente dejar que las cosas fluyan sin planes, ser tal cual uno es, dejar caminar lo que tenga que caminar y dejar actuar los ojos junto con la mirada, que guíe las manos a tu cuerpo, porque a veces el cuerpo es más sabio que nuestra consciencia, ya sabe la respuesta de todo antes que nuestras mentes, son los corazones los que mueven los cuerpos, son los ojos que guían los pasos, dejar que las sonrisas den el ritmo de nuestros pensares, que las carcajadas nos digan que tan larga será la distancia, que nuestros abrazos sean siempre sinceros y que sigan siendo tan mágicos, que hacen que nuestro tiempo vuele como quien se cree viajero del tiempo, seguir haciendo magia con tus ojitos, dejar que el corazón simplemente empiece a aprender a caminar para en un futuro aprenda a correr, creo que esa es la respuesta correcta.

Creo que cuando sabes que es, ya no buscas más, solo te das cuenta que simplemente eres tú el que se está mostrando y no tienes miedo de ser ante ella tal cual eres, no te da temor, en lo absoluto nada, dejas de tener miedo, dejas que el tiempo avance esperando ver nuevamente esa sonrisa, abrazarle, besarle, sonreírle, esperar a que ponga su cabeza en mi hombro, o su frente contra la mía, no te da miedo que el tiempo avance, así pasen setenta años… El tiempo no habrá de existir a tu lado.

Que tengan un excelente día,
Iván Hernández.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s