“TE INVITO”

Te invito

Te invitó a quitarnos las ganas.

Estoy tentado a embriagarme de tus besos, quiero fumarme tus ganas y así terminar con tu vergüenza.

No soy mucho, pero si tengo todo para hacerte pasar un buen rato.

Mis manos quieren conocer tu cuerpo y mis ojos tienen hambre de ti.

Devorémonos con miradas, enganchémonos con risas y acabemos con esto que llevamos dentro.

Ya no puedo esconderlo, quiero tenerte, quiero probarte, quiero verte.

Y sé que no puedo controlarte, pero me gustaría llevar el ritmo de tu cuerpo junto al mío y cortarte la respiración por unos segundos con una de mis manos, quiero que me pidas más, quiero que te hagas adicta a mí.

 

Excelente día,
Iván Hernández.

“LINEAS ROJAS”

Ancient pirate map on old textured paper with red path to treasure

Para recordarnos donde andamos,

hacia dónde vamos o

de donde no queremos volver.

Líneas rojas remarcadas,

que gritan tu nombre,

que exigen atención,

que piden coherencia.

Líneas rojas borrosas

cargadas de remordimiento,

de dolor,

de reproches.

 

Excelente día,
Iván Hernández.

“EL AMOR ES CIEGO”

El amor es ciego

Tráeme de tu mano y deslicémonos hacía el sol, acompañemos a las nubes para que algún día nos vean besarnos durante una tarde gris.

Tócame el alma porque el amor carnal no me basta y quiero atraerte de muchas formas y no solo superficialmente.

Porque el amor es ciego, no discrimina, pero el amor que no se cuida se apaga, yo no quiero ser pasajero.

Quiero comerme el mundo entero.

Quiero encontrar a alguien que al tenerme ya no quiera seguir buscando más opciones, anhelo algo que quizá no existe y eso es lo que yo no asevero.

Excelente día,
Iván Hernández.

“EL MIEDO ES DE HUMANOS”

El miedo es de humanos

Duele saber que yo el cariño que te tengo es inmaculado. Me hiere saber que quizá nunca te conocí. Todos somos libres, todos cambiamos, pero ¿cómo confiar? Me enoja saber que yo soy transparente, que mis acciones no tienen un mal trasfondo, a veces siento que me estanco y que esto de ser tan bueno solo ha hecho esclavizarme a personas que al final nunca termino de conocer. Es un chasco gigante esto de confiar en alguien. Nunca me ha salido bien. Me siento como una rata que siempre cae en la misma trampa. Ojalá alguien tuviera un poco de piedad. Ojalá la gente viera lo que destruye en otra persona cuando lo lastima. Esta cabrón querer a otro ser humano, tan llenos de fatalidades, de engaños y falsedades. Está cabrón ser yo y querer con todo el corazón. Ojalá pudiera encontrarme ese botón en el pecho para apagar los sentimientos así como apago la luz de mi habitación.

Excelente día,
Iván Hernández.

“DIME”

Dime

Dime que volverás, dime que me necesitas y que tus días no son los mismos sin mí, dime que soy la calma para tu tormenta.

Dime que al pasar por los lugares que nos gustaba ir piensas en mí, sólo dime por favor que mueres por tocar mis labios.

Dime, sí… tú, dime que perdonarás todos los errores que cometí sin motivo alguno, dime que sonreirás nuevamente al verme.

Dime que esto no es un sueño como en todas las noches me suele ocurrir, por favor dime algo, porque aún se encuentra la silueta de tu cuerpo en mi cama.

Dime todo lo anterior, porque detesto como mi puta imaginación crea momentos que nunca pasarán.

Excelente día,
Iván Hernández.

“AMOR AUSENTE”

Hoy me he levantado de nuevo,
de nuevo con mi presencia,
y el dolor de tu ausencia.

Hoy de nuevo abro las ventanas,
sintiendo perder el olor de tu piel,
miro al cielo y recuerdo tu mirada,
veo afuera y me veo a mi recorriendo
las calles tan llenas de nosotros
las sonrisas al medio del camino,
los besos de imprevisto,
las lágrimas en medio del metro,
tus manos entrelazadas tan fuerte
que nunca pensé que se fueran a soltar.

Hacen falta vemos en cámara lenta
para saber con certeza
lo felices que éramos,
lo tanto que nos amamos
como negarnos no extrañarnos.

Mirar los libros de poesía
y no tenerte para recitar
o escribirte un buen poema
que haga temblar
esto que guardo en mi pecho
que es este amor incondicional,
esta luminaria de emociones
que siento cuando te tengo cerca.

No sé que más hacer
si acostarme a dormir
o recordarte toda una eternidad,
o hasta que se acabe este encierro
que tanto daño nos ha hecho.

Porque uno de mis mayores defectos,
es recordarte con fuerza
y llorar tu ausencia,
son cosas que hago bien,
además de amarte, también con fuerza.

Tú sabes que tanto llego a ser,
tan intenso con eso de extrañarte
aunque siempre fui un hombre de soledad,
tu has sido ese sueño
que uno no quiere dejar de visitar.

Creo que estoy delirando,
creo que me desmoronó
al no tenerte cerca.

Ojalá hubieran excusas
para los amores que están lejos,
poder verte aunque sea unos segundos
para recargar nuestro corazones con más amor,
y darles un empujón mas de esperanza,
eso es un respiro de vida,
regresar a ti,
volverte a abrazar,
hablarte con besos
y que me muerdas
para notar lo que duele extraños.

 

Excelente día,
Iván Hernández.

“SINVERGÜENZA”

Soy un sinvergüenza, porque estoy aprendiendo más de lo que me das en esta vida, la vida siempre me ha entregado todo a cuenta gotas, siempre me ha sido entregado todo en partes, o de manera temporal, o los pedazos que nadie quiere, siempre me ha dado sobras, como una limosna, como un favor magnánimo.

Y eso me emocionaba, me alegraba porque crecí creyendo que eso era amor, eso era la recompensa de la vida después de habernos arrastrado por los lugares más nauseabundos, después de que la vida te agarró a golpes tan fuerte que te tumbó unos cuantos años y aún estando en el suelo te siguió pateando, por eso aceptaba esas limosnas que se volvieron oro en mi vida.

Mendigaba amor, mendigaba tiempo, mendigaba atención, mendigaba una mano tendida, jamás se me dio, jamás estuvo, jamás hubo, jamás nadie voltio a verme.

Y después de tantos años de un sufrimiento ficticio creado por mi mente, me estás mostrando que no es cierto que haya sido la vida, el desgraciado fui yo, has logrado despertar una comprensión de liberación de consciencia tan alto, que estaré dejando de desear, de pedir, de buscar, de necesitar, me estás soltando de la vida misma, y lo estoy aceptando.

Estoy aceptando el amor más grande que debió haber existido en mi vida, el amor propio, el amor puro que yo soy en realidad, me has abierto los ojos de la manera más hermosa posible, y mi aceptación para saber que mi tiempo está cercano es lo más hermoso que podré tener, porque estuvieron los que debieron conmigo en el momento justo, el tiempo exacto, estoy amando este momento de paz tan grande como el mismo universo.

Soy un sinvergüenza porque me he vuelto amor antes de tiempo, y lo estoy aceptando con el amor que me resta.

Hermosa vida les desea su amigo,

Iván Hernández.

“SOMOS SUEÑOS”

SOMOS SUEÑOS

            Pequeñas fisuras en el tiempo, pequeños recuerdos atesorados, somos el abrir y cerrar de ojos en una persona de un mundo lejano, somos átomos flotando en el espacio flotando a la deriva deseando de ser encontrados, dejamos de existir cuando nos dejan de pensar, por eso dicen que cuando mueres comienza una etapa donde la liberación de ese ser a veces tarda días, a veces tarda años, algunos no tendremos ese problema, nos dejaran de pensar rápido, las personas seguirán sus vidas como siempre, como si nada, porque solo fuimos un sueño, como esos que solo recuerdas un par de segundos y lo demás no importa.

Alguna vez en mi vida escuche a alguien decir que soñar era tonto, por eso nadie los recuerda cuando despierta, otra persona me dijo que simplemente es un espejismo del inconsciente de lo que vivimos durante el día, por otro lado leí que es una idea que deseamos fuese realidad un deseo del cual somos conscientes que no sucederá jamás.

En los sueños amamos, reímos, lloramos, caemos y nos levantamos de manera justa como el drama perfecto digno de una gran novela escrita por alguien en alguna parte del tiempo que jamás leeremos, seremos los pocos segundos de un recuerdo vago y confuso.

¿Qué es la vida sin sueños?, ¿Qué es un sueño sin vida? Somos una paradoja del tiempo, un error en el espacio, tal vez una singularidad tal vez bella, tal vez errónea, yo no quisiera morir sin ser el sueño de alguien, sin ser la sonrisa de alguien al despertar, si alguna vez sucede, espero haya valido la pena llamar el alma de alguien a vivir en la lucidez de la mente de alguien más, en otras vidas, los sueños eran la poseía inspiradora de las personas, la esperanza ante las vicisitudes de la vida cotidiana de las personas.

Por lo tanto, soñar o no soñar, significará un recuerdo más o un recuerdo menos en tu vida, solo cierra los ojos y pide con el alma lo que más deseas, tal vez esta noche lo sueñes.

Excelente día amigos,
Iván Hernández.

“DESPUÉS”

despues

            Todo lo que inicia de mala forma, termina de la misma manera, no es karma, no son malas vibras, simplemente es y será así, es una ley universal inquebrantable, para eso estamos en esta vida, para aprender, entender, comprender y aplicar, estamos para levantarnos y aprovechar cada momento intensamente, alguna vez leí la frase que me fascino: “Ama como si fuese la última vez y sorpréndete como si fuera la primera vez” es increíble cómo nos hemos vuelto tan mecánicos en los sentimientos, tan fríos en la Fe e ilusiones de decir lo que sentimos con las personas que nos rodean, estarás pensando, si es complicado creer después de tanta caída o de alguna caída dolorosa, pero “el amor es incluso la energía más poderosa que el vapor” (A. Einstein el judío que nos enseñó que el tiempo es relativo, sí él).

A que quiero llegar, quiero llegar a que cada ser vivo cuenta en nuestras vidas, no existen los errores, no existen las coincidencias y tampoco las casualidades, estamos hechos de causalidades, todos llegamos al momento justo de nuestras vidas, justo donde nos necesitamos, jamás podría decir que mi pasado ha sido un error, porque cometería un error de forma al demostrar que no he aprendido nada, cuando todo lo contrario, en mi vida he caído tantas veces que si me hubiesen dado un peso, no estaría trabajando en estos momentos, pero la más grande recompensa son las valiosas lecciones que he tenido a lo corto o largo de mi vida, a las cuales siempre tendrán una luz de agradecimiento eterno desde el fondo de mi alma, gracias a esas personas siempre hay una lección nueva que aprender y a momentos es bonito recordar, siempre con una gran sonrisa, siempre agradecido. Es el camino a la paz interna.

Aun y que digan que el tiempo apremia y hay ocasiones que las personas no están preparadas para iniciar un camino si no han sabido cerrar propiamente sus ciclos pasados, hace tiempo filosofando con una amiga, le escuche decir “Hay círculos que no se pueden cerrar y hay que aprender a caminar sobre de ellos” tiene razón hasta cierto punto, hay círculos que duran más que el resto, pero todo tiene un momento, todo tiene fecha de caducidad, para ello solo hay que liberar, que fácil suena, y lo es, solo bastara con hacerlo, creo un pequeño momento de discusión, concluimos que no existen respuestas correctas si no convicciones correctas, lo que para ella existe, para mí no debe de ser, así que estamos bien ambos, dada nuestra independencia mental, así la inteligencia emocional es como se desarrolla, así es como aprendemos a dejar fluir, a respetar el espacio, tiempo y dimensión.

En mi vida se está yendo el después, se está yendo el miedo a equivocarme, se está yendo la fobia a no cometer errores, estoy amando la vida con toda la intensidad de mi ser, porque al final todos somos seres de amor.

Sí tú te la crees de que el tiempo es “oro”, déjame decirte que solo vendrán los “después empiezo ese proyecto”, “después aprendo algo nuevo” Tu vida se ira apagando llenándote de remordimiento, amas o no amas, haces o no haces, si haces y te equivocas aprendes, si no haces te queda solo remordimiento, la vida es un conjunto de experiencias, es un cumulo de momentos… Y tu ¿Qué harás ahorita mismo?

 

Grandioso día,
Iván Hernández.

“LIBERTAD”

Libertad

            El cuento dice que “La princesa estará encerrada en la torre más alta y más resguardada del castillo, estará encerrada esperando el arribo de su príncipe azul, esperando el beso de verdadero amor” no sé, sí sea una princesa, no sé si sea un príncipe, solo sé que ambos creen ciegamente en el amor, ni él a ella la conoce, ni ella a él, pero ya se aman desde el momento en que ella espera, y él va en su búsqueda, esta clase de cuentos me gustan porque nos enseñan a simplemente creer simple y llanamente en el amor, alguna vez lo dijo Einstein, el amor es la fuerza más poderosa que existe en el universo.

Antes de ir más allá ¿Qué se entiende por un cuento de hadas? Primero analicemos lo siguiente, la felicidad del hombre en un cuento es como un vidrio, que de un golpe se puede romper (aunque también así puede pasar en la vida) pero si no se golpea, no se rompe y habrá vidrio para mil años. Esto podría ser un condicionamiento básico, es como una aceptación base, imagina que cenicienta hubiese cuestionado a su hada madrina, “¿Por qué debo de regresar antes de la media noche? Creo que su Hada madrina hubiese respondido: “¿Por qué habrías de estar pasada la media noche bailando?” incluso aunque parezca injusto no lo es porque dentro de este contexto existe una libertad aún más grande llamada excentricismo, es decir por que mas, si tienes lo básico que necesitas, una princesa encerrada en un castillo, no significa que esto sea algo malo, incluso cuenta con todas las comodidades necesarias como para vivir en espera de su príncipe, se dice que la parte prohibitiva tiene derecho a ser tan extravagante como la concesión y puede ser tan terrible como el sol, tan engañosa como las aguas, tan fantástica e imponente como los empinados árboles (Ortodoxia, Cap. 4).

No por el hecho de sentirte encerrada “princesa” significa que lo estés, no por mucho príncipe que seas, significa que eres o serás valiente, para realmente sentirse encerrado es necesario abandonarnos a nosotros mismos, en alguna puerta ha de estar inscrito lo siguiente “abandonen toda esperanza aquellos que entren aquí” (Dante Alighieri en la Divina Comedia) No conozco ser que se haya abandonado, por más dura que sea la cuesta o el camino, aun no conozco a alguien que se abandone a sí mismo, todo es parte del día a día, todo es prueba y error, lección tras lección, aprendizaje tras aprendizaje.

A veces solo necesitamos un pequeño rayo de luz, para darnos cuenta que no todo está fallido, que no todo está perdido, basta con recibir un hola a través del cyber espacio, sentirse preso solo cuando tu mente se sienta atrapada en tu cuerpo, cuando tu espíritu no pueda sobrevolar más allá de nuestra imaginación, donde solo un hola pueda transportarnos al lugar donde nuestras almas se sientan en paz y resguardadas, solo bastan pequeños destellos para romper toda realidad, toda barrera de tiempo y espacio, todo se vuelve relativo, todo deja de importar, solo importaras tú y nadie más que tú, todo lo demás es y será siempre relativo.

Que tengas un excelente día,
Iván Hernández.