“UNA HISTORIA DE AMOR CUALQUIERA”

UNA HISTORIA DE AMOR CUALQUIERA

            Érase una vez un hombre común y corriente que vivía en una ciudad atestada de gente, no era único, no era inteligente, es más ni siquiera tenía estudios, era alguien que conseguía lo suficiente para llevar la comida necesaria a la mesa para su esposa e hija, por azares del destino él está preso y lleva la cuenta de los días restantes para ver a sus amores.

Ella a pesar de no tener nada de lo que soñaba de niña, tiene un castillo que es un techo simple en un complejo habitacional sencillo en un barrio algo tranquilo, tiene una princesa por hija, y un rey que la cuida y la protege de cada peligro, a pesar de que no tengan el reino más bonito del mundo, ella en su cuento, en su vida existe algo llamado amor, aún existe esa magia de esperar a su amado a que salga de prisión.

Días antes sostiene una conversación telefónica con su esposa, ambos emocionados, solo 5 días más y volverán a estar juntos, él completamente reformado, ella llena de alegría por verlo después de 10 años, platicando tal cual fuesen novios de secundaria, se despidieron como tales, palabras llenas de amor, de cariño.

Él esa misma noche no pudo dormir, tuvo algunas pesadillas, algunas demasiado extrañas, mas tal vez por todo ese mar de emociones por su próxima salida, casi al amanecer, ya no pudo dormir, al paso de unos minutos uno de los guardias se para fuera de su celda, llamándolo, él sale y acompaña al guardia, llevándolo con el presidente de la cárcel, quien le pide se siente, el presidente le recalca lo que sucede, dándole dos noticias nuevas: “Por tu buen comportamiento hoy por la tarde saldrás libre, un detalle que debo de comunicarte y no creo que sea la mejor forma de comunicártelo, llego un mensaje de un hospital local, avisando el fallecimiento de tu esposa e hija en un incidente carretero.”

En ese preciso momento todo se derrumbó, todo se volvió negro nuevamente, no hay más por que luchar, no hay más alegría en su rostro maltratado por el tiempo, por tanto encierro, por tantas ganas de querer sostener a su amada en sus brazos jamás sucederá, se volvió un ser vació.

Esto es el significado de aquella frase que dice: “Hay personas que son el viaje, no el destino.

 

Excelente día,
Iván.

Advertisements

“EL DIA QUE YO MUERA”.

El día que yo muera:

Ese día tal vez no caiga nieve, y no sea un tarde pálida como aquellas de película donde todo es perfecto,
tampoco será un día de luto para mucha gente, pero si será el día en que me reúna con mis amigos
que durante el camino se fueron, será el día que aquellos que se quedaron dirán unas
ultimas palabras en sus mentes a lado de mi tumba, fría y triste, tal vez rueden algunas lagrimas
por sus caras largas llenas de nostalgia buscando mi rostro en su memoria, estarán tal vez
enojados por la falta de tiempo, pedirán despertar de esa amarga pesadilla,
pero abrirán sus ojos y se darán cuenta que es verdad, que me he ido, no pidan a los ángeles por mi,
no pidan a nadie por mi, solo recuerden que los quise mucho. Y siempre trate de ayudarles.

Ese mismo día donde me tomare de la mano de aquellos que se fueron,
el camino me esta llamando para llegar finalmente a mi nuevo hogar, mientras un manto de
paz y tranquilidad cubrirá a mis hermanos y amigos.

Por debajo de las estrellas y arriba de los arboles estaré cuidándote y guiándote por este caminar tan duro,
ese y ningún día los dejare caer, ahora que la noche esta cayendo y su oscuridad los dejara dormir.

Y que con los sueños nos veremos muchísimas veces mas.

Recuerda que el día que yo muera, tal vez yo este feliz por que por fin descansare de todo.

Tumba

Que tengas una excelente tarde,
Iván Hernández.