“TE INVITO UN CAFÉ”

te-invito-un-cafe

            Dos extraños que se conocieron por azares del destino, por coincidencia, por error o tal vez por gracia de ese pequeño angelito con humor muy ácido de nombre cupido, inicia algo así esta historia.

Un joven en sus primeros treintas, va a una cafetería que le han recomendado mucho, ese viernes que él llega casi todas las mesas estaban ya ocupadas, el busca pasivamente una mesa pequeña para él y sus ganas de escuchar música y relajarse después de una ardua semana, una vez encontrada la mesa, a su alrededor mesas con parejas, con una pequeña vela al centro de las mismas, algo gracioso para él, dado que estaría solo, aunque casi al frente de él, una figura sentada con libro en mano, un alma concentrada en la lectura, como el lugar se prestaba también para leer, él solo observaba como ella devoraba páginas de ese libro, a su mesa llega ese café que había solicitado momentos antes, el aroma era embriagante, la brisa que rodeaba el lugar simplemente te hacia recordar esos días de gloria donde no existían preocupaciones o cualquier otra cosa que perturbase la mente, entonces él decidido en concentrarse solo en la música y dejar a esa chica con su libro y solo disfrutar.

Al paso de los minutos la música cada vez se volvía más romántica, solo cerro los ojos y dejo que el aroma del café y la música viajara a través de su mente, de pronto el lugar comenzó a vaciarse poco a poco, veía como las parejas abandonaban el lugar, en un momento de esos su mirada cruzo con la mirada de la chica, en esos segundos de coincidencia ambos hicieron pequeños esbozos de una sonrisa cordial, él se acomodó los lentes y ella se acomodó el cabello y como si fuese un espejo ambos separaron la mirada, ella hacia el libro, él hacia un lado donde estaba el grupo tocando, en ella solo paso una cosa por su mente, alguien me sonrió, de pronto ella sintió curiosidad por verle más y saber si la ha mirado más que ese par de segundos, ella levanta nuevamente su mirada y observa detenidamente a ese chico, contempla un hombre que sueña con los ojos abiertos, como observaba a infinito dejándolo rodear por las notas musicales, vio cómo su pie se movía al compás de la música, vio como cuidadosamente daba pequeños sorbos a ese café, mientras ella lo analizaba, él siente una mirada ajena, como de unos ojos que quisiesen asesinarlo, él al voltear estaban los ojos de esa chica, fijos en él sin lugar a dudas, nuevamente las miradas se cruzan, solo que ahora duran sosteniendo la mirada más tiempo, él sonríe y ella sonríe de vuelta, de pronto en ambos se siente un ambiente como si alguien hubiese bajado el volumen del mundo, incluyendo ese pequeño sonido que la brisa calmada provoca en la noche, en ese momento solo existían un par de ojos, viéndose al interior, él junta el coraje necesario para levantarse de su silla e ir a su mesa, ella no le aparta la mirada ni un segundo, él a ella tampoco, es como si algo dentro de ellos simplemente se abrió, algo simplemente brillo más esa noche.

Es como esos momentos que solo suceden una vez en la vida, es de esos momentos que la vida misma está hecha, con su más honesto hola el comenzó la plática, ella con el más tierno hola continuo, al paso de solo minutos, sonreían, cruzaban miradas, sus corazones latían más rápido, ese par de extraños dejaron de serlo al momento de ese hola, era tal la plática, tal la identificación del uno con el otro, que en momento simplemente él se acercó y la beso tiernamente en los labios, ella reacciono y lo abofeteo, ella le reclamo “porque hizo tal cosa”, el solo respondió: “por qué me gustas” y volvió a acercarse para besarle nuevamente, esta vez sin bofetada, en el lugar de ello, fue la mano de ella en la mejilla de él, después de ello, un par de manos se entrelazaron desde entonces, él le confeso que después de ese beso difícilmente ella se deshará de él, ella sonrió y solo sentencio que a partir de ese momento él es parte de sus posesiones.

Así han vivido felices desde ese día en ese café, ese día la banda se despidió con una canción de Nina Simone de nombre “Feeling good” sellando una noche tatuada llena de estrellas en el cielo como jamás antes la habían visto.

 

Excelente día,
Iván Hernández.

P.D.: Quiero agradecer a las personas que me platicaron su historia, también por haberme permitido sentar en su mesa en realidad solo llegue y me senté en su mesa, a la próxima “les invito yo el café”, por su confianza y permiso de transmitirla de la única forma en la cual a veces me expreso menos peor. A ustedes mil gracias.

Advertisements

“PARA TI AMOR…”

para-ti-amor

            Después de algunas vidas me he animado a escribirte, solo para compartirte lo que siento, pienso y creo de ti, no sin antes hacer un pequeño resumen de como llegue a donde me encuentro ahora mismo.

Yo siempre te reclame todo, incluso te llegue a aborrecer, me desesperabas al paso al que tu marcabas la pauta, un ritmo que jamás entendí, unas señales que simplemente pasaron desapercibidas en mi vida, dentro de mí crecía algo de coraje, desesperación, o simplemente las desilusiones al por mayor, al paso de nuestro amigo tiempo, comprendí algunas cuantas cosas, tal vez más tarde de lo que yo deseaba, o más pronto de lo que cualquiera desease, no lo sé a ciencia cierta, lo que hoy sé, es que tú eres simple, tú eres lo más sencillo de todos los conceptos espirituales y universales, lo complejo siempre seremos nosotros.

Alguna vez leí esto; “Dicen las estrellas que los fugaces somos nosotros” toda la razón y algo oculto es que no se refiere al tiempo, si no a que no brillamos lo suficiente sé que el tiempo es relativo, somos la luz de una chispa en la oscuridad, somos polvo estelar flotando por ahí, somos átomos entrelazados cuánticamente en una misma vibración, sin importar la distancia, tiempo, espacio, solo vibramos iguales, esa vibración es el amor, cuando estamos destinados a ser, cuando es amor real, simplemente eres feliz con o sin él o ella, cuando lo estás, todo se ralentiza, todo se ve completamente diferente, no es que pierdas la noción del tiempo es que te das cuenta que el amor lo vuelve todo relativo, te sientes como en casa sin estarlo, con el hecho tan simple de verle a los ojos, sin esperar absolutamente nada de ese ser.

Te comprendo cada día más, me amo cada día más, desde ahí, ni la muerte ni el tiempo, han vuelto a hacer estragos en mi vida, si yo el día de mañana me fuese, no tendría jamás un solo arrepentimiento, todo lo agradezco en tu nombre, todo con una pequeña luz de eterno agradecimiento, sería simplemente grandioso que… Pero no lo es, tal vez no sería el único loco en este universo que deja todo para no tomar nada y entregar todo a cada paso, a cada respirar, a cada momento, solo sé que sería genial.

Amor eres un todo alrededor nuestro y eres un nada en nuestra existencia, eres la fuerza a consciencia más poderosa jamás existente, eres la voz en plenitud de nuestro ser interno, te agradezco a los seres que has traído a mi vida a enseñarme a amar, a los que están, a los que estuvieron y a los que posiblemente estén, hoy solo te confieso que ya no espero nada de ti y tampoco quiero nada de ti, por ello te he dejado en libertad, gracias amor y vuela muy alto que allá es donde tu perteneces.

 

Recibe un último y fuerte abrazo,
Iván Hernández.

“PARA TI QUERIDO TIEMPO”

para-ti-querido-tiempo

            Tantas veces te he reprochado situaciones que no aceptaba, tantas veces renegué sobre si tenerte paciencia; y creer que una recompensa vendría a mí por confiar en ti, tantas veces me desespere con tu paso lento y otras ni siquiera me dabas oportunidad de respirar, me quitabas todo, juventud, energía, alegría e incluso seres queridos, fuiste capaz de darle tales reveces a mi vida, cómo pudiste ser tan frío conmigo muchas veces, te reclame tan duro, que no me di el tiempo ni a ti estimado amigo de que me enseñaras a comprenderte, conforme he ido creciendo creo voy aprendiendo cada día un poquito más.

El día que te comprendí, no solo quite una venda más de mis ojos, abriste una perspectiva inmensamente grande e infinita a mis creencias, me enseñas que es más fácil soltar que seguir aferrado, soltar por convicción y por amor propio, comprendí que no existen cicatrices sin aprendizaje, comprendí que no existes, la pauta la llevo yo, por ende dejo de existir la presión de la ilusión de tu nombre, después de ti todo se volvió mucho más ligero, tal y como siempre he querido viajar sin necesidad de maletas, al final del día  cuando venga nuestra amiga no nos llevaremos nada salvo el aprendizaje.

Jamás creí hacerte una carta, dedicarte mis letras, dedicarte a ti tiempo: mi espacio, contigo o sin ti, todo es simplemente relativo, todo es mucho más simple, un punto de equilibrio ideal para poder reencontrarse con uno mismo, los momentos de soledad dejaron de ser soledad, solo se volvieron espacios llenos de una sonrisa inamovible e inquebrantable, una fuerza interna casi a punto de ebullición, comienzas a traspasar prismas, comienzas a traspasar eras, e incluso personas.

Jamás pensé agradecerte por adelantado todo lo que hiciste por mí, para ti estimado y querido amigo tiempo simplemente gracias.

Excelente día,
Iván Hernández.

“PARA TI QUERIDA MUERTE”

para-ti-querida-muerte

            Hace muchos años llegaste y me quitaste algo que pensé sería para siempre, me quitaste lo que me dio más confianza, me quitaste mi mejor amiga, una confidente, me quitaste quien me supo entender en una forma increíble, a un ser que fue fugaz en mi vida, duro poco tiempo conmigo y partió por decisión propia, caí por segunda vez en la vida, me costó levantarme, te culpe de todo, en cambio me diste una lección grandísima, me presentaste a una amiga invaluablemente inseparable su nombre “la muerte”.

Cuando asimilas la idea de esta amistad, los porqués de “tú te fuiste y me abandonaste”, pensé el mundo se me vendría encima, pensé jamás conocer la vida del mismo color que ella me mostro, jamás pensé volverme a levantar, pero el tiempo me enseño otra cara, una cara que pensé era real, pero tampoco resulto así, después volví a caer en la vida, pensando que ya nada valía igual sin ti, y quien importaba era nuestra nueva amiga, toque el más duro fondo que debí tocar en ese momento de mi vida para después regresar, para volver a abrir los ojos para darle una nueva forma a la vida misma, fue increíble cómo te llegue a reclamar, porque me la quitaste, la dejaste ir de mi lado, incluso te reclamaba porque me has dejado equivocarme tantas veces, pero cuando comprendí que lo mejor que me ha pasado en la vida es tu partida, comprendí que nuestra amiga es un ángel guardián, ostentosa e inigualablemente hermosa, en ese momento te solté y dejaron de llamarse errores, si no aprendizajes, la vida siguió y tomo un nuevo curso.

En estas palabras que hoy te escribo, no son solo más que notas musicales de agradecimiento, que salen desde el alma, me has traído al lugar perfecto con las personas perfectas, para que sigan complementando mi aprendizaje, para que yo siga creciendo y creyendo, que nada jamás me dañara, sino todo lo contrario, para allá del “porqué”, son los “para que” hoy a ti amiga te agradezco la vida misma y en absoluto todo.

Que tengas un grandioso día,
Iván Hernández.

“DESPUÉS”

despues

            Todo lo que inicia de mala forma, termina de la misma manera, no es karma, no son malas vibras, simplemente es y será así, es una ley universal inquebrantable, para eso estamos en esta vida, para aprender, entender, comprender y aplicar, estamos para levantarnos y aprovechar cada momento intensamente, alguna vez leí la frase que me fascino: “Ama como si fuese la última vez y sorpréndete como si fuera la primera vez” es increíble cómo nos hemos vuelto tan mecánicos en los sentimientos, tan fríos en la Fe e ilusiones de decir lo que sentimos con las personas que nos rodean, estarás pensando, si es complicado creer después de tanta caída o de alguna caída dolorosa, pero “el amor es incluso la energía más poderosa que el vapor” (A. Einstein el judío que nos enseñó que el tiempo es relativo, sí él).

A que quiero llegar, quiero llegar a que cada ser vivo cuenta en nuestras vidas, no existen los errores, no existen las coincidencias y tampoco las casualidades, estamos hechos de causalidades, todos llegamos al momento justo de nuestras vidas, justo donde nos necesitamos, jamás podría decir que mi pasado ha sido un error, porque cometería un error de forma al demostrar que no he aprendido nada, cuando todo lo contrario, en mi vida he caído tantas veces que si me hubiesen dado un peso, no estaría trabajando en estos momentos, pero la más grande recompensa son las valiosas lecciones que he tenido a lo corto o largo de mi vida, a las cuales siempre tendrán una luz de agradecimiento eterno desde el fondo de mi alma, gracias a esas personas siempre hay una lección nueva que aprender y a momentos es bonito recordar, siempre con una gran sonrisa, siempre agradecido. Es el camino a la paz interna.

Aun y que digan que el tiempo apremia y hay ocasiones que las personas no están preparadas para iniciar un camino si no han sabido cerrar propiamente sus ciclos pasados, hace tiempo filosofando con una amiga, le escuche decir “Hay círculos que no se pueden cerrar y hay que aprender a caminar sobre de ellos” tiene razón hasta cierto punto, hay círculos que duran más que el resto, pero todo tiene un momento, todo tiene fecha de caducidad, para ello solo hay que liberar, que fácil suena, y lo es, solo bastara con hacerlo, creo un pequeño momento de discusión, concluimos que no existen respuestas correctas si no convicciones correctas, lo que para ella existe, para mí no debe de ser, así que estamos bien ambos, dada nuestra independencia mental, así la inteligencia emocional es como se desarrolla, así es como aprendemos a dejar fluir, a respetar el espacio, tiempo y dimensión.

En mi vida se está yendo el después, se está yendo el miedo a equivocarme, se está yendo la fobia a no cometer errores, estoy amando la vida con toda la intensidad de mi ser, porque al final todos somos seres de amor.

Sí tú te la crees de que el tiempo es “oro”, déjame decirte que solo vendrán los “después empiezo ese proyecto”, “después aprendo algo nuevo” Tu vida se ira apagando llenándote de remordimiento, amas o no amas, haces o no haces, si haces y te equivocas aprendes, si no haces te queda solo remordimiento, la vida es un conjunto de experiencias, es un cumulo de momentos… Y tu ¿Qué harás ahorita mismo?

 

Grandioso día,
Iván Hernández.

“Y SOLO A VECES”

Y solo a veces

            A veces y solo a veces, sucede que te sientes simplemente feliz, pero tienes una lagrima en el ojo, te sientes tan contento manejando a tu destino que cuando ves por el retrovisor se ven las nubles oscuras llenas de relámpagos, o sientes pequeñas gotas caer encima tuyo cuando simplemente no hay nubles en el cielo, o como esas ocasiones en las que sientes que estas volado cuando en realidad estas cayendo, ahí es donde te das cuenta que estás perdiendo el tiempo o simplemente te volviste tan idiota como para creer ser feliz.

Pienso y siento que nos enseñan a buscar la felicidad, pero la felicidad no se busca, la felicidad es, es como el amor que es basto e infinito en este universo tal cual como la “estupidez humana”, como Einstein lo menciono del primero tiene sus dudas, de lo segundo si cree sea infinito, lo cual me lleva a una pequeña y boba duda existencial, los puntos de definición de Jung en cuanto a la felicidad considero los siguientes dos, los cuales en que el individuo debería de tener cierta peculiaridad en su capacidad intelectual para apreciar como por ejemplo el arte tal cual, que pudiese aceptar en primer instancia: desear una buena salud mental y física, o siquiera considere un estándar razonable de vida, ahora bien veamos a Freud que define en dos puntos importantes la felicidad del hombre es, evitar el dolor y displacer y experimentar intensas sensaciones placenteras, esta última muy enfatizada en muchas de sus investigaciones, también en alguna de sus frases mencionaba que “Existen dos maneras de ser felices, hacerse el idiota o serlo” sencillamente practico.

Para mi fortuna no creo en muchos conceptos enseñados por la media de la educación social, una de ellas, es la felicidad, me apego a la frase que dice: “la felicidad no existe, pero hay ciegos que la encuentran”, no se busca la felicidad por eso no existe, la felicidad llega, también es causa y efecto de lo que haces en este preciso momento, no más, no menos, porque habría Einstein o Freud de decir que la estupidez o idiotez es infinita, o serlo para intentar ser felices, llega a otra frase, “Dichoso el ignorante” sí creo en ello también, mientras menos supiese sería más feliz, me preocuparía menos, ahora entro en una paradoja de crecimiento, donde mientras más se, mas pienso, pero mientras más aprendo, también libero más y mi desapego es mayor a seres o cosas, antes extrañaba más, consideraba el tiempo en la vida de los demás, pero hoy que no creo en el tiempo, no me interesa saber del tiempo, no me interesa aprender más, lo que me está importando más es compartir lo poco o mucho que sé, aceptar todas y cada uno de mis estados anímicos, hace tiempo dejo de importarme todo eso que antes me era importante, creo que no encontrare la felicidad jamás… La felicidad me encontrara tarde que temprano o si no es que con mi aceptación a todo ya me ha encontrado…

Excelente día,
Iván Hernández.

“LIBERTAD”

Libertad

            El cuento dice que “La princesa estará encerrada en la torre más alta y más resguardada del castillo, estará encerrada esperando el arribo de su príncipe azul, esperando el beso de verdadero amor” no sé, sí sea una princesa, no sé si sea un príncipe, solo sé que ambos creen ciegamente en el amor, ni él a ella la conoce, ni ella a él, pero ya se aman desde el momento en que ella espera, y él va en su búsqueda, esta clase de cuentos me gustan porque nos enseñan a simplemente creer simple y llanamente en el amor, alguna vez lo dijo Einstein, el amor es la fuerza más poderosa que existe en el universo.

Antes de ir más allá ¿Qué se entiende por un cuento de hadas? Primero analicemos lo siguiente, la felicidad del hombre en un cuento es como un vidrio, que de un golpe se puede romper (aunque también así puede pasar en la vida) pero si no se golpea, no se rompe y habrá vidrio para mil años. Esto podría ser un condicionamiento básico, es como una aceptación base, imagina que cenicienta hubiese cuestionado a su hada madrina, “¿Por qué debo de regresar antes de la media noche? Creo que su Hada madrina hubiese respondido: “¿Por qué habrías de estar pasada la media noche bailando?” incluso aunque parezca injusto no lo es porque dentro de este contexto existe una libertad aún más grande llamada excentricismo, es decir por que mas, si tienes lo básico que necesitas, una princesa encerrada en un castillo, no significa que esto sea algo malo, incluso cuenta con todas las comodidades necesarias como para vivir en espera de su príncipe, se dice que la parte prohibitiva tiene derecho a ser tan extravagante como la concesión y puede ser tan terrible como el sol, tan engañosa como las aguas, tan fantástica e imponente como los empinados árboles (Ortodoxia, Cap. 4).

No por el hecho de sentirte encerrada “princesa” significa que lo estés, no por mucho príncipe que seas, significa que eres o serás valiente, para realmente sentirse encerrado es necesario abandonarnos a nosotros mismos, en alguna puerta ha de estar inscrito lo siguiente “abandonen toda esperanza aquellos que entren aquí” (Dante Alighieri en la Divina Comedia) No conozco ser que se haya abandonado, por más dura que sea la cuesta o el camino, aun no conozco a alguien que se abandone a sí mismo, todo es parte del día a día, todo es prueba y error, lección tras lección, aprendizaje tras aprendizaje.

A veces solo necesitamos un pequeño rayo de luz, para darnos cuenta que no todo está fallido, que no todo está perdido, basta con recibir un hola a través del cyber espacio, sentirse preso solo cuando tu mente se sienta atrapada en tu cuerpo, cuando tu espíritu no pueda sobrevolar más allá de nuestra imaginación, donde solo un hola pueda transportarnos al lugar donde nuestras almas se sientan en paz y resguardadas, solo bastan pequeños destellos para romper toda realidad, toda barrera de tiempo y espacio, todo se vuelve relativo, todo deja de importar, solo importaras tú y nadie más que tú, todo lo demás es y será siempre relativo.

Que tengas un excelente día,
Iván Hernández.

“AMANECER”

Amaneceres

      Después de una larga noche donde dos seres se alejaban espiritualmente y físicamente uno del otro, tal vez tomando una decisión la cual pienso es la menos acertada, pero no significa que sea incorrecta su forma de proceder, es parte del aprendizaje en cuando resolución de problemas, lo normal en una persona normal, es alejarse, irse, y en cada noche por más profunda que sea su oscuridad, por más que se ralentice el tiempo, todos sabemos que un nuevo amanecer vendrá al momento en que el ser interno, háyase aprendido la lección que ocupa para encontrar el oriente, o esa precioso simbolismo que con un nuevo amanecer se llevara todo lo malo de la noche.

En uno mismo estará que tanto tiempo duraras en ese ciclo de aprendizaje, tal vez un rompimiento amoroso, tal vez una decepción amorosa, algún engaño o simplemente un episodio doloroso en tu vida o situación compleja que provoca cambios en tus estados de ánimos, es igual su resultado, al final de la noche te habrá dejado una enseñanza, pero solo depende absolutamente y enteramente de ti, de nadie más que de ti.

Alguna vez te has preguntado ¿Por qué te sucede lo mismo una y otra y otra vez? te diré un pequeño secreto, te sucede lo mismo porque no has aprendido la lección desde la primera ocasión en que te sucedió, más aquí viene lo maravilloso de nosotros los seres humanos esa imperfección es lo que nos hace bellos, nos hace grandiosos, todas esas diferencias son geniales, algunos aprenderá demasiado tarde, otros aprenderemos demasiado rápido, otros simplemente no les sucederá, siempre he creído que el universo tiene un sentido del humor refinadamente avanzado en el sarcasmo e elegantemente elocuente, cuando aprendemos a base de errores o caídas, la dimensión del tiempo deja de existir, cuando aprendemos que somos seres llenos de amor, dejamos de sufrir y agradecemos todo en nuestro camino.

Mencionaba que las personas comúnmente se alejan cuando tienen miedo, o algún sentimiento o estado anímico provocado o justificado en segundas o terceras personas, no está equivocado reaccionar así, es natural, pero cuando te quedas y buscas solucionar es cuando realmente te conoces a ti mismo, es cuando conoces a la otra persona en su estado natural, creo en que las personas en un camino no se “encuentran” por la nada, no existirían jamás las casualidades, si no benditas causalidades.

El dimensión del tiempo en este universo es y será siempre relativo, cuando te vuelves simple y puro amor, no tengas miedo a equivocarte, a caer, a fallar, no tengas titubeo al hacer, solo vive, sonríe, sueña, haz, jamás te quedes con las ganas o ánimos de nada, no habrá victoria más perfecta que el haber en la sabiduría de la vida y sobretodo compartirla, ama, libérate.

Que tengas un excelente día,
Iván Hernández.

“FLUIR”

Fluir

            He creído que dejar fluir las cosas es la mejor opción que podamos elegir, tanto así dice la canción “como el río fluye seguramente al mar” tarde que temprano, llegara, aun y aunque en el camino el sol reseque algunas partículas de agua, volverán a renacer desde lo más alto, en uno mismo está el dejar fluir, en uno mismo está el dejarse de hacer preguntar inútiles y poner pretextos, somos grandísimos idiotas para poner una gran cantidad de pretextos, para no iniciar algo, o para culpar a alguien por nuestros defectos o falta de capacidad, si es defeco, hay que aceptarle, si es falta de capacidad nos falta más humildad para aprender y obtener más experiencia.

Dentro de esta travesía, he conocido grandes personajes que me han dejado tanto en tan poco, algunos ya se fueron, otros siguen ahí, como tal cual un mueble que solo está ahí, pero por algo sigue ahí, su ciclo aún no termina, alguna lección importante saldrá o un momento nacerá, creer más allá del minuto que está corriendo siento es un desperdicio de tiempo, el cual siempre simplemente será relativo, mientras menos hagas con tu  vida, más lento correrá, mientras más hagas para ti, más rápido avanzará, regla simple, regla de la relatividad.

Dicen que el destino es, la suma de tus indecisiones, más la suma de tu suerte, multiplicado por tus intentos, más la suma de tus dudas a ese resultado réstale el miedo, ahí obtendrás tu destino. El cual con esta base de elementos básicos de vida tendrás incluso más respuestas que preguntas.

Dejar que las personas sean, dejar de preocuparte por algo que no tiene solución o dejar de preocuparse por algo que tiene solución, eso es dejar fluir, no escuches lo que la gente dice, observa sus acciones, así es como llegas a conocer mejor a las personas, casi todos tenemos esa gracia del habla, pero no todos cuentan con esa habilidad de simplemente “hacer” las cosas, ahí en ese punto donde haces, es donde estas quitando topes a ese fluir de energía, estas abriendo nuevas brechas, nuevos caminos donde nadie dijo que hay que seguir un camino en específico hay que ir creando el nuestro, dejando ser lo que el universo quiere para nosotros.

Excelente día,
Iván Hernández.

“REINICIO”

Reinicio

            Desde el principio de incertidumbre de Heisenberg, la psicomagia de Jodorowsky, los talleres de Anthony de Mello, el espiritualismo de Chopra, el liberalismo de Bhagwan Shri Rashnísh o bien conocido como Osho, la definición de violencia de Hannah Arendt, la relatividad de Einstein, los 4 acuerdos de Miguel Ruiz, la mente de Taub; gente libre en este mundo, de la cual estamos carentes de personas despiertas que muestren interés en ver más allá de su nariz, más allá de lo empírico y lo etéreo a su vez, más allá de la religión o una estructura política, necesitamos más personas que aprecien el bellísimo esplendor de la vida en su mínimo potencial, lo maravilloso del ser, sabes esto lo podemos ver perfectamente de la siguiente forma: no existe en definitiva el tiempo, no existen los sistemas de medición, el sufrimiento no existe, cuando la violencia del amor es pura, se convierte en una energía tan poderosa que todo se vuelve relativo en este espacio de cosmos llamado cuerpo.

Hay una de tantas reglas universales “las personas que solamente aman sin esperar nada a cambio”, al momento de comprender esta regla obtenemos algo muy valioso llamado libertad, el nivel de aceptación, dejar de creer en lo que dice la gente de nosotros en tanto lo malo y lo bueno, es una forma de liberarse.

A que pretendo llegar, cuando el yo, despierta y a consciencia ve que a su alrededor es un simple reflejo de la armonía del interior, es como si salieses de un cuarto oscuro, a un lugar brillante y tan basto que tu mirar no alcanza a ver dónde termina el universo, donde simplemente puedes volar y a placer entonar una armoniosa melodía entre tu alma, el universo y tú consciencia, donde puedes tocar la energía interna de quienes están a tu alrededor y el más claro ejemplo será cuando cualquier persona pueda sentirte tal cual tu eres, que pueda identificarte por completo sin barrera alguna, cuando deja de existir el miedo a que te conozcan por quien eres en realidad, cuando vean que te es muy sencillo adaptarte, verte como un libro abierto, darse cuenta que uno es como tal cual es lo que proyecta, en ese preciso momento tendremos la primer liberación del ser.

Entonces por qué reinicio, no necesitamos nada de nadie, para ser felices y plenos, jamás esperare nada de nadie, no puedo y no debo, la vida me ha enseñado a ya no pedir, a ya no esperar, a ya no intentar lo que quiero, si no saber esperar a lo que realmente necesito, todo lo que sucede a nuestro alrededor es simplemente un reflejo de nosotros mismos, no son las personas a quienes vemos, sino simples reflejos de uno mismo proyectado desde nuestro interior en un universo sin tiempo, en un cosmos basto de sabiduría de uno mismo, cuando deja de preocuparte el que dirán o tu propia imagen, sabrás que has llegado al inicio de la esa liberación.

No existirá más bello amanecer que aquel donde abras los ojos sin estar atado a algo o alguien, en mi vida soy proyección de libertad, seré proyección de felicidad y tal vez de un buen ser, fui recuerdo de tu corazón y tu mente, en este punto de equilibro, llegue a una decisión la cual jamás habrá de haber arrepentimiento, solo felicidad por que jamás estarás solo o sola en esta y las vidas que te restan.

 

Que tengas un excelente día,
Iván.