“FELICIDAD”.

Felicidad:

Ese sentir tan codiciado, por aquellos que somos depresivos por naturaleza, ese sentir que libera la sonrisa de nuestro rostro, esa pequeña sonrisa después de hacer esa travesura, ese sentir de dar el primer beso, ese sentir de darle la primer caricia.

Que es la felicidad, es comer tantos chocolates puedas hasta sentirte reventar, comer tu platillo favorito y repetirlo 3 veces, comer ese pan con nutella o crema de maní por la mañana, por la tarde y por la noche, escuchar tu canción favorita al encender la radio, dar ese paseo por el parque con un sol bondadoso y una temperatura agradable, caminar a la parada del bus y encontrar una moneda tirada cara arriba en el camino viendo ese ojo guiñar dándote como presagio un grandioso día.

Es entablar una platica interminable con ese amigo que no ves hace años, que no ocupaste ni música ni juegos solo platica interminable, recordar las aventuras de adolescencia, esa platica con ese amigo que parece que se hubiese detenido el tiempo y seguimos siendo esos chavos que todo se nos hacia fácil, ese ese abrazo con tanto cariño para ese amigo y su esposa o esposo e hijos, sentirte parte de su familia.

Es cerrar los ojos e imaginarte esa persona que esta del otro lado del teléfono sentada junto a ti, sin que importe la distancia, sin que importe el tiempo, es volar con nuestra imaginación hasta su sala, es romper las reglas del tiempo y platicar durante horas que tan solo parecen minutos.

También no querer que ese día nunca acabe, es usar el primer cambio de ropa y que se vea perfecto, es comprar los lentes perfectos a la primera elección, es sacar el mejor premio de los kinder sorpresa, es poner el pie derecho cuando te levantas sin querer en la pantufla, es que nunca salga agua fría en la ducha, es hacer el eructo mas fuerte de todos y ganar.

Es mirarle a los ojos y saber lo que piensa con una mirada, es escribirnos al mismo tiempo por mensaje, es morirnos de la risa por alguna bobada, es sentirse bien consigo mismo sin importar nada.

Felicidad

Que tenga un excelente inicio de año 2015 y que todas sus metas se cristalicen en triunfos,
Iván Hernández.

Advertisements

“TRISTEZA”

Estar solo en la terraza fumando un cigarro, siempre acompañado de ese silbido que tenemos integrado los que fumamos, ese delicioso silbido que nos acompañara el resto de nuestras vidas.

Estar sentado en nuestro sofá favorito, escuchando esa melodía triste y melancólica, dando pequeños sorbos a ese amargo y frió café.

Ese momento justo al despertar, estar sentado sobre de lado de la cama, mirando al suelo, sin ganas de hacer lo siguiente.

Esa despedida anunciada, en la que nadie se quiere ir, pero sabes que tarde que temprano el adiós definitivo llegara.

Esa banca sola en el parque vieja y oxidada, esa banca abandonada sintiendo las gotas heladas de lluvia.

Esa mirada perdida de aquel que fue y nunca será.

La tristeza siempre nos acompañara a algunos mas que a otros… A algunos toda la vida nos atormentara, con los pensamientos mas siniestros, la mirada mas desvanecida, sin brillo ni fuerza, Algunos con suerte en la vida es solo parte de una película bien producida.

The Kid (1921)

Que tengas un excelente día,
Iván Hernández.

“PADRES”

Yo creo que todos en algún momento de nuestras vidas, nos hemos detenido a pensar en ella, a veces no tan profundamente y otras tan profundamente que caemos en un sueño abismal en el que solo la vemos pasar de largo.

Ni nuestros padres, ni la escuela, nos preparan de tal forma que podamos sortear con lo que encontraremos fuera de estas, en cambio hemos escuchado lo que nos dicen quienes ya se han graduado o ya son independientes de sus padres, comentarios o frases como:

“¡Uy! te quejas de las tareas, espera las responsabilidades del trabajo”.
“Escuela pesada, espera a que estés afuera”.
“No te quejes de tus padres, que cuando estés lejos o fuera, los extrañaras”.

Una de mis favoritas y tuvo un impacto positivo en mi vida fue: “Iván, tus mejores amigos siempre serán tus padres”, Por mas que quiero recordar quien me lo dijo, no puedo, solo agradezco a la vida que esta frase llego a mis oídos y supe aprovecharla, claro tenemos amistades muy cercanas, a las cuales les contamos todo lo que nos pasa o sucede, pero realmente quien nos comprende, serán nuestros padres, ¡Caramba!, ellos nos han visto desde el segundo 1 de vida, hasta ese día, donde si los maldecimos por no habernos dejado ir a ese concierto o lugar que queríamos. Saben nuestras virtudes y conocen nuestros defectos todo a la perfección.

Crecimos tan rápido, que para ellos fue un pestañeo cruel del tiempo, ahora que en mi caso estamos en los 30’s, valoro una buena platica con mis padres, y sobre temas como la vida, un pan tostado con mantequilla y un café, con ellos nunca será necesario presumir, lo mas sencillo siempre será lo mejor.

La vida nunca nos preparo, creíamos que seríamos estrellas de rock, astronautas, bomberos, policías, o presidentes de nuestro país, un sueño compartido en la mayor parte del mundo. Crecer con esta idea, nos hará caer tantas veces, lloraremos tanto tiempo, que la nostalgia nos invadirá y desearemos ser aquellos niños que vemos en los parques jugando sin preocupaciones, desearemos darle la mano a nuestra madre para cruzar aquella calle, salir corriendo a la cama de nuestros padres cuando rugían esos truenos durante la noche de lluvia.

Siempre llego a la conclusión de que serán los únicos seres que conozcamos que siempre estarán ahí, para nuestros triunfos y sobre todo y lo mas importante para nuestras derrotas.

Anciano

Que tengan un excelente día,
Iván Hernández.

“AL FINAL DE LA VIDA”

Siempre he pensado que el final de nosotros mismos, es solo el comienzo de algo mas grande y mas allá de nuestra imaginación, la vida es solo la lavadora de nuestras almas, que esperan ser metidas en una gran secadora, para terminar de limpiarlas, creo que todos somos reciclables, y volvemos en distintos envases, distintas presentaciones, distintas promociones.

La vida en si es demasiado corta, tengo 32 años y siento que el tiempo avanza sin pausa ni tolerancia hacia aquello que tanto anhelo, algo metafórico y dramático es el tiempo en la vida misma, no valoraríamos todo aquello en la vida sin el tiempo, pero también nos gustaría que no existiese el tiempo, irónico, dramático, doloroso.

El paso del tiempo nos vuelve forros en piel, nostálgicos a la vida, sabios al tiempo.

Vivamos la vida, con amor y alegría, es muy corta para vivir siempre enojados.

Que tengan un excelente día,
Iván Hernández.

anciano